Cuento chino

6 Mar

Una de las aficiones más comunes del homo traductoris es practicar una autopsia a las traducciones ajenas. Hay casos en los que falla la ortografía, en otros, la construcción gramatical falla o se ve encorsetada por un uso poco docto de la lengua. En otros tantos el factor cultural, alma de toda traducción, patina por olvidar a quién va dirigido. Y luego está China y sus traducciones…

El gigante asiático al que, viendo sus cifras, es difícil tutear, se vuelve frágil y humano en lo que a traducción se refiere. Ay China de mis amores, feroz dragón de oriente…¡qué buenos ratos nos das con tus traducciones low cost a golpe de google!

Es quizás ese uno de los factores por los que se tiende a desconfiar de muchos productos chinos (también el hecho de que muchos se rompan al tercer uso o imiten el logo de Apple llamándolo Aqple). Me pregunto qué será de China cuando imite el modelo alemán de calidad impepinable, pero eso es otro tema.

 

Pero en honor a la verdad, no solo China nos deleita con sus traducciones imposibles. De hecho la misma España, madre del turismo de masas desde que Benidorm era un chambao de cañas, sigue siendo esquiva a esto de consultar, ya no digo a un traductor, sino a alguien que haya tenido algún contacto en su vida con alguien de Pirineos para arriba.

Adjuntas os remito un par de perlas patrias, una de ellas extraída de un hotel en el que trabajé (no como traductor, malpensados). La cosa se vuelve más cómica si uno se da un paseo por cualquier chiringuito de la Costa del Sol o similar. Cientos de cartas de restaurantes y menús del día que reciben al cliente con indescifrables platos, algunos rayando en lo escatológico…otros tantos cogiendo la palabra española y añadiéndole lo que creo que consideran, una terminación en alemán o inglés. (He visto: Pataten, y Sangríen).

Sea como fuere, os recomiendo, a aquellos que trabajéis con el alemán, un libro que me regalaron y que por más que lo vea sigue haciéndome gracia: “Übelsetzungen” (Langescheidt, 2009). Se trata de una compilación de fotos de las peores traducciones de la historia. Resulta especialmente llamativo el alto porcentaje de traducciones made in Spain que se encuentran en sus páginas. Todos hemos conocido a gente, maravillosos profesionales en sus campos sean cuales sean, que siguen confiando ciegamente en google y sus traducciones. Francamente, nunca iría a venderle mis servicios al chiringuito “Casa Paco” del pueblo costero de turno, pero si el hostelero en cuestión me preguntase cómo traducir “calamares a la romana”, con gusto y salero lo haría; ya negociaría que me pusiese una caña después… Por lo demás, ya sea en China o en Almuñécar, no creo que el panorama cambie mucho en cuanto a valoración del trabajo de un traductor VS evil google; ante eso, riamos compañeros y dejemos que las máquinas expendedoras del Tram de Alicante sigan ofreciendo al usuario alemán “elegir su destino” (siendo éste “sino”) y que en Torremolinos te vendan una crema de verduras como una “it cremates of greenness”. Lo demás, son cuentos chinos…

 

Anuncios

14 comentarios to “Cuento chino”

  1. Buurmantje 6 de marzo de 2012 a 22:25 #

    Me encanta ver lo que has creado, Y como siempre, es divertidisimo, Te voy a leer todos los dias!!

  2. Minne MiLem 6 de marzo de 2012 a 22:48 #

    ¡Me has hecho reir hasta el cansancio! Y por supuesto, tomaré en cuenta tus recomendaciones. También me encuentro con cada traducción aquí en México…

    • verdeylimon 6 de marzo de 2012 a 23:15 #

      Muchas gracias 😉 ¡Me alegra que te hayas reído! Si uno mismo no se ríe de sus miserias….mal camino lleva. ¡Un saludo!

  3. rosnogueras 6 de marzo de 2012 a 23:34 #

    Muy bueno! Me encanta que hagan servicios para los deformados!

  4. Emilia Gavrilas (@emiespaa) 7 de marzo de 2012 a 0:19 #

    Hierro chulo..jajaja

  5. Franz García 7 de marzo de 2012 a 6:21 #

    Muy divertido! y sin duda la mejor parte es “hierro chulo” jajaja

  6. ZGtrad 8 de marzo de 2012 a 23:02 #

    Me ha encantado, y la primera entrada también. Sí señor, el traductor de google es una fuente inagotable de humor. 🙂 Tengo en el salón de casa un recorte de periódico con una foto de otra etiqueta china que no tiene desperdicio.

    • verdeylimon 8 de marzo de 2012 a 23:19 #

      Gracias Beatriz, esperemos que google nos siga dando tantos buenos ratos, ¡Un saludo!

  7. construyendotraducciones 9 de marzo de 2012 a 13:58 #

    jajaja qué bueno, me ha encantado lo de “hierro chulo” y lo de “il incinère de couleur vert” aunque esa última da un poco de asquito 😀

    • verdeylimon 9 de marzo de 2012 a 14:16 #

      Si, es un hierro cani que “sI t€ baSiLa tu t cAllah, t aXantah y lo asimilAh” ajjaja

  8. Pablo Bouvier 13 de marzo de 2012 a 1:37 #

    ¡Qué bueno! La traducción de «crema de verduras» al alemán tampoco tiene desperdicio. Aunque no tiene sentido, vendría a ser algo como: «pelambrar inmaduros…». Y desde luego, inmaduros, sí que son. Ahora, en castigo, que los «pelambren»… 🙂

    • verdeylimon 13 de marzo de 2012 a 11:05 #

      Han conseguido hacer la crema de verduras menos apetecible de la historia, que también tiene su mérito.
      ¡Un saludo!

  9. Lydia 29 de marzo de 2012 a 23:01 #

    Si te quieres reir un rato, aunque en inglés, tienes que ver las perlitas de http://www.engrish.com/

    Gracias por hacerme sonreir y más con “Hola guapo…” que como traductora y profe de inglés he vivido muchas veces. Saludos.

  10. Rosina Peixoto 30 de marzo de 2012 a 18:15 #

    Muy bueno y divertido.

    Te seguiré leyendo.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: