Hola guapo, ¿tienes un minutillo?*

29 Mar

*La siguiente situación es ficticia, aunque podría no serlo…

Todo comenzó con un breve mensaje en facebook de una conocida:
—Hola guapo, ¿tienes un minutillo?
—Claro primor, ¿qué tal estás?
—Yo bien, ¿y tú?
—Bueno, pues ahí vamos, un poco liado con …. — antes de poder terminar la oración y explicar qué se cuece en lo más profundo de mi alma obtengo una respuesta por su parte.

—Aha, es que te quería pedir un favorcillo, plis.
—Si, dime, ¿de qué se trata?
—No es ná, es que me ayudes a traducir una cosilla de ná, un texto pequeño y facilillo.
—De acuerdo, envíamelo al correo y hoy mismo me pongo con ello.
—Es que lo necesito urgentemente…

Sin que me de tiempo siquiera a adjuntar mi dirección de correo o puntualizar los plazos, me encuentro con un parrafo copy&paste equivalente a 5 tomos de la Enciclopedia Larousse.

—Mmmm, nena, esto está en inglés, tú sabes que lo mío es el alemán ¿no?
—Si, pero hoy en día todo el mundo sabe inglés y como eres traductor…
Nota: si todo el mundo sabe inglés, hazlo tú, que “todo el mundo” también te engloba a ti, hija de mi alma.

Creo que soy una buena persona; nunca he fundado una leprosería en la Polinesia Francesa, pero intento ayudar a quien me lo pide. De modo que me dispongo a traducir el texto.

Lo que me fue presentado como un texto pequeño y facilillo es en realidad un tratado de genómica funcional de 43 páginas de extensión.

Tras muchas, muchas horas, termino mi encargo y se lo envío a la chica, quien agradecida me dice:

—Mmmm, bueno, voy a ver si me da tiempo a imprimirlo, porque ya debería estar encuadernándolo. Pero oye, gracias, te debo una cerveza—.
En mi cabeza y aún dando espasmos por el agotamiento, pienso: pues ya tiene que ser cara la cerveza, hija de tu madre…

Muere maldita, muere.

A los dos días recibo de nuevo un mensaje de la chica, quien directamente prescinde del saludo de rigor y del edulcorante “guapo”.

—Oye, que mi jefe de laboratorio dice que el texto, bueno que el estilo no termina de gustarle.
—En ese caso dile que se ponga en contacto conmigo y veremos qué se puede hacer.
—Ya, es que le he dicho que lo traduje yo.

Llegados a este punto activo el modo dignidad y le respondo visiblemente irritado:

—Mira amiga—siendo esto un eufemismo de “mira furcia”—, creo que me has utilizado. Yo de buen grado hago cuanto me piden, pero creo que existen determinadas fronteras entre el favor y disponer de las horas de un profesional con toda la cara dura.

La chica me responde también en modo digno:

—Mira, no te pongas así, que si lo llego a saber se lo envío a mi prima Encarni, la que estuvo 3 meses en Londres de au pair, y lo hace tan bien como tú.
—Pues procede, bonita, procede…

 

Ahora pongamos la misma situación hipotética al revés. En ella nuestra amiga es carpintera.

—Hola guapura, ¿qué tal?
—Hola, aquí velando a mi hamster que…
—Te quiero pedir un favorcillo de nada, tú que eres noble carpintera.
—¿Perdón?
—Si, se trata de tapizar un sofá antiguo para el cumpleaños de mi Yaya Manuela.
—Puff, estoy liadísima… pero te puedo enseñar a hacerlo.
—Ojalá pudiese, TÍA,  pero soy un negado para los trabajos manuales, además, ¿quién no sabe hoy en día retapizar una pieza decimonónica almacenada durante décadas en un sótano húmedo?
—Bueno, a ver qué puedo hacer.

Tras dos semanas de de lijar armazones comidos de carcoma, rebarnizar las patas, rellenar respaldos con gomaespuma y demás clavos y grapas industriales, me acerco al taller a ver “mi encarguillo”.

—Hola chata, como compensación te he traído una bolsa de doritos tex-mex por el trabajazo que has hecho—.

No hay nada tan sencillo y elegante como un sofá isabelino para devolverle a tu salón el lustre perdido.

Ella, indignada, me muestra su obra de arte: en sus ojos hay un brillo de orgullo, de reto superado. Contemplo la obra y respondo:

—Ay que tonto soy…debería habértelo dicho antes. Es que mi Yaya Manuela quiere un tapizado estilo Chester, que al parecer se lleva muchísimo ahora—. Ella me mira con violencia y me profiere una serie de insultos que de reproducirlos aquí conducirían al cierre inmediato de este blog.

—Joder tía, cómo te pones, que no creo yo que restaurar un mueble estilo isabelino sea tal cosa…

Repito que esta historia no es real y ha sido totalmente exagerada, en su vertiente más barroca y andaluza. Pero hay algo tristemente cierto detrás de ella: aún no gozamos del reconocimiento que merecemos por parte del grueso de la sociedad porque no lo tenemos ni en nuestros círculos más próximos. De modo que a falta de huelga aquí en Alemania, mi pancarta será virtual: soy traductor, no por afición sino de profesión. Vivo de ello y no soy una máquina, gracias.

Anuncios

107 comentarios to “Hola guapo, ¿tienes un minutillo?*”

  1. traduccionespalacios 29 de marzo de 2012 a 13:59 #

    plas, plas, plas, plas. No podría estar más de acuerdo. Debeíamos reunirnos y crear un sindicato internacional de traductores o algo por el estilo, así dejaríamos de parecer hippies perroflautas que estudian idiomas para recorrer el mundo con mochila sin otra necesidad que aire en nuestros pulmones 🙂

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 21:34 #

      Yo propondría cambiar la camiseta de “yo también traduzco en pijama” por una que diga “yo traduzco enfundado en un armani”, a ver si así nos toman en serio ^^

  2. ahora escribo yo porque me toca 29 de marzo de 2012 a 14:54 #

    Otra más que te aplaude de pie 😉

  3. Iciar Pertusa 29 de marzo de 2012 a 15:09 #

    ¡¡BRAVO!!

  4. María 29 de marzo de 2012 a 15:09 #

    Muy bueno… y por desgracia muy realista como sabemos. Más aplausos por aquí 🙂

  5. Laura Ramírez (@kleinelaura) 29 de marzo de 2012 a 15:15 #

    En gran parte, esa falta de reconocimiento es por culpa nuestra. A mí esta situación me ha pasado, idéntica, a través del Facebook, con peticiones para traducir CV y textos sobre zoología. Lo que pasa es que yo en la parte que dices “De acuerdo, envíamelo al correo y hoy mismo me pongo con ello” sustituyo el “hoy mismo me pongo con ello” por “te hago un presupuesto”; y acto seguido, la gente o se corta o se escandaliza o entiende que eres un profesional. Si es esto último, mejor para ellos. Si no, pues ya se apañarán. Así que el respeto lo impones tú; no has de esperar a que los demás te lo tengan por gracia divina. Y esto no solo pasa en nuestro sector: fotógrafos, diseñadores web, informáticos, médicos… ¿O cuántas veces nos hemos pillado o hemos pillado a otros pidiendo ese favorcillo de “mírame el ordenador que no me va” o “a ver si me haces un precio guay -tirando a gratis, se sobrentiende-, por hacerme unas fotillos para mi web”?

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:02 #

      Tienes más razón que un santo, tenemos mucha culpa de que las cosas funcionen así. Mientras sea, como he leído más abajo, “un trueque”, nada que objetar.
      ¡Un saludo!

      • Laura Ramírez (@kleinelaura) 30 de marzo de 2012 a 10:45 #

        Claro, tampoco quiero parecer un ogro que solo hace favores a cambio de contrarprestación económica. Hay excepciones. Mi santo padre, por ejemplo, que como le diga lo de “ahora te paso el presupuesto” me deshereda directamente. Aunque una vez lo tuve que hacer porque quería que le tradujera un artículo de 25 páginas al inglés y le tuve que explicar que eso no es no quisiera hacerlo, es que no podía. Poco a poco va entrando en razón y la verdad es que lo tengo bastante bien educado y va defendiendo siempre que puede nuestra profesión. Y amigos míos que me han pedido pequeños favores: un abstract, algunas líneas… Pero siempre intento “educarlos” y explicarles por qué no solo se trata de “unos minutillos” y que para nada “no me cuesta nada ‘ponerlo’ en otro idioma”. De todas formas lo que creo que nos falla a veces y donde tiene que hacer más hincapié la formación (soy profesora de la UV, por eso lo comento), es en nuestra mentalidad de empresarios. Nos podemos poner como queramos: somos humanistas, románticos, amantes de las lenguas… Pero un traductor autómomo es una empresa unipersonal, y como tal, el objetivo final ha de ser el del beneficio. Si además ese beneficio lo conseguimos haciendo algo que nos encanta, pues mejor que mejor. Pero mientras no cambien las leyes del mercado y sigamos viviendo en un mundo dominado por el capitalismo, es lo que hay. Así que a ponerse las pilas y definir bien cómo queremos conseguir que nuestro modelo de negocio sea rentable 😉

      • Ruth Gámez 1 de abril de 2012 a 20:22 #

        Hola Francisco:

        Llegó tarde a esta entrada, y eso que la he visto aparecer en unos cuantos “tuiteos” esta semana. No obstante, no quiero dejar pasar la oportunidad de mostrarte mi agradecimiento y mi total coincidencia con los argumentos de Laura. Creo que nos falta mucha vocación empresarial y sentimiento de colectivo profesional. Nuestros clientes y/o amigos deben saber que nuestro trabajo es una tarea muy compleja que hay que pagar. Pero, nunca lo sabrán si no se lo decimos, se lo explicamos, les educamos o como queramos llamarlo. Solamente si nosotros empezamos a valorar más lo que hacemos, el mercado lo hará después. Es, fundamentalmente, nuestra responsabilidad la de dar a conocer nuestra profesión. No es probable que los clientes de traducción se despierten un día diciendo: “esta gente hace algo muy valioso y complejo, deberíamos pagarles mejor y no discutir tanto sus precios”. Gracias por dejarme opinar.

        Un saludo,
        Ruth.

      • Ruth Gámez 1 de abril de 2012 a 20:25 #

        Hola Francisco:

        Llego tarde a esta entrada, a pesar de verla aparecer en unos cuantos tuiteos esta semana. No obstante, no quiero dejar pasar la oportunidad de mostrarte mi agradecimiento y mi total coincidencia con los argumentos de Laura. Creo que nos falta mucha vocación empresarial y sentimiento de colectivo profesional. Nuestros clientes y/o amigos deben saber que nuestro trabajo es una tarea muy compleja que hay que pagar. Pero, nunca lo sabrán si no se lo decimos, se lo explicamos, les educamos o como queramos llamarlo. Solamente si nosotros empezamos a valorar más lo que hacemos, el mercado lo hará después. Es, fundamentalmente, nuestra responsabilidad la de dar a conocer nuestra profesión. No es probable que los clientes de traducción se despierten un día diciendo: “esta gente hace algo muy valioso y complejo, deberíamos pagarles mejor y no discutir tanto sus precios”.

        Gracias por dejarme opinar.

        Un saludo,
        Ruth.

    • maravillosodesgarro 31 de marzo de 2012 a 0:40 #

      Coincido 100% con la dama. Con mi humilde estilo de en vez de “De acuerdo, envíamelo al correo y hoy mismo me pongo con ello” pongo “Claro que sí, me viene bien, deposita $10 DLL a esta cuenta por cada página, checo el depósito y en seguida recibes el material” (hacer el presupuesto me va a tomar tiempo precioso)

      Y este valioso conocimiento me lo enseño ‘mi mejor amiga’ que es diseñadora y cuando me puse en plan de dibújame algo bonito porque me quieres, me aclaró directamente que lo que ella hace es un trabajo, que se llama así porque cobra.

  6. Sandra 29 de marzo de 2012 a 15:22 #

    Hay que ver cómo se pone la gente por un tapizado de nada, si eso lo hace todo el mundo, ¿no?
    ¡Ah, no, espera! Que aún la situación es peor porque en la traducción la “linda muchacha” aún tenía la poca vergüenza de atribuirse un trabajo ajeno…

    ¡Enhorabuena por la entrada! Y apoyo la idea de la pancarta 🙂

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:02 #

      De verdad, si son cuatro clavos y dos telas….No entiendo a la gente, de verdad…

  7. Judit 29 de marzo de 2012 a 15:23 #

    Tienes también mi aplauso. Ahora está muy de moda esto de pedir “favorcillos”, todo el mundo se quiere ir fuera a trabajar y necesitan su CV en inglés y en alemán y se piensan que tú eso lo haces mientras te tomas el café del desayuno. Y yo pienso, si quieres irte a currar a Inglaterra o Alemania, al menos deberías ser capaz de traducirte tu CV si tan fácil te crees que es, ¿no? Una cosa es que me pidas ayuda con alguna palabreja que se atraganta, alguna expresión… pero es que a algunos/as les falta que te pidan que les busques piso, trabajo y, ya que estás, los billetes de avión.

    • ahora escribo yo porque me toca 2 de abril de 2012 a 13:48 #

      “Y yo pienso, si quieres irte a currar a Inglaterra o Alemania, al menos deberías ser capaz de traducirte tu CV si tan fácil te crees que es, ¿no?”

      ¡Cuánta razón tienes!
      Me ha pasado y me he quedado con la boca abierta:
      – Hazme la traducción que me voy a vivir a los Estados Unidos.
      – ¿Y cómo harás con el idioma?
      – Pues me arreglaré…

      (Arréglate también con el CV, hombre)

      🙂

  8. construyendotraducciones 29 de marzo de 2012 a 15:41 #

    ¡Muy bien dicho! es un ejemplo tan triste como real…la gente tiene mucha jeta y mucho desconocimiento. A mi también me ha pasado esto alguna vez y lo curioso es que normalmente no son amigos los que piden estos favores, sino conocidos y antiguos coleguitas…Bonito sofá, por cierto 😉

  9. Mary 29 de marzo de 2012 a 15:41 #

    Totalmente de acuerdo, y totalmente verídico.

    A mí se sucedió algo similar, sólo que el texto en cuestión era sobre coches (un folleto relacionado con un concesionario o similar), el encargo era para mí en lugar de un amigo del pueblo q sabía algo de inglés (recalcó q se fiaba más de mí, supongo q algo tendría de ver el hecho de q sea Licenciada en traduccion e interpretacion de la especialidad de lengua inglesa….) y lo q se me ofrecía a cambio era un “café”. Aunque tengo q reconocer q en el momento n reaccioné, tiempo después decidí q bastaba ya de ser tonta, y no lo hice.

    Cursar una carrera de 4 años para q la gente ni siquiera te pregunten q t deben… ¿Acaso los médicos trabajan gratis? ¿ Lo hacen los carpinteros? ¿ Y los fontaneros?

    En fin…

  10. dgimirizaldu 29 de marzo de 2012 a 15:44 #

    ¡Sajerao! Seguro que ese documento tenía 30 páginas como mucho, no 34… ¡Es que os quejáis de todo! 😛

  11. isabelurena 29 de marzo de 2012 a 15:55 #

    Esto demuestra que existe un gran desconocimiento de nuestra profesión dentro de la sociedad. Todavía hay gente que se piensa que los traductores también somos actores, porque hemos cursado la carrera de “Traducción e Interpretación”. Ver para creer.

  12. Mercedes 29 de marzo de 2012 a 15:58 #

    Me ha ENCANTADO, de verdad 🙂 ¡Me he reído mucho y es tan cierto…!

  13. Marcos 29 de marzo de 2012 a 15:59 #

    Bienvenidos al sentimiento informatico. Esto lo sufrimos desde hace “decadas” el tipico listo que te viene a pedir un favor para que le arregles el ordenador te gastas tu tiempo y dinero y luego ni las gracias… al- en el ejemplo(aunk ficticio) te invitaba a una cerveza…

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:04 #

      Ahí entono el mea culpa, también he abusado de los conocimientos informáticos de algún amigo…pero en mi defensa diré que fui generoso con la invitación posterior ^^

  14. José Yuste Frías 29 de marzo de 2012 a 16:04 #

    ¡Bravísimo! Me ha encantado, Paquillo, Chapeau !

  15. Paqui 29 de marzo de 2012 a 16:43 #

    Estos temas ya son cansinos, hay que buscar algo más original y menos sobado.

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 17:01 #

      Posiblemente se deba a que soy nuevo aquí y no sé qué temas son novedosos o no. Por otra parte ese “hay que”…No, no hay que nada, es mi blog y escribo buenamente aquello que me apetece.
      ¡Un saludo!

      • Bella 29 de marzo de 2012 a 18:19 #

        Jajajjaa, pues claro que sí! Seguramente esta entrada llegue a mucha más gente que cualquiera centrada solamente en la traducción. Hay que educar a los amigos… ¡y a los clientes!

    • dgimirizaldu 29 de marzo de 2012 a 17:04 #

      Coño, para uno que escribe con gracia y sentido del humor y nos sales con lo de los cansinos… No, Paqui. Ese comentario tuyo (tan maleducado, por otra parte) puede pegar en otros muchos blogs, pero no en este.

    • Pablo Bouvier 29 de marzo de 2012 a 17:28 #

      Y tú…¿sobre que temas «no casinos» escribes bonita?

    • Isabel 29 de marzo de 2012 a 19:33 #

      Y seguiremos siendo cansinos mientras el problema persista y no se erradique.

      Estoy encantadísima con tu trabajo, Paquillo!

    • Nieves Gamonal 29 de marzo de 2012 a 21:07 #

      Hay un proverbio chino que dice “si no te gusta, no mires”. Nah, no es chino, pero creo que coges la idea.

  16. Teresa G. @gepunto 29 de marzo de 2012 a 16:49 #

    EL otro día me dice una amiga:
    – Hemos hecho página web de la empresa familiar.
    – ¡qué bien!
    – sí, en inglés también.
    – ah ¿si?, ¿y pensé: ¿qué profesional de la traducción, que máster del trados o de las cat tools en general, qué genio del software se lo habrá hecho?
    – Pues un traductor nos cobraba 0.06 cts la palabra
    [En mi cabeza: SEIS CÉNTIMOS AL INGLÉS UNA PÁGINA WEB, QUE PENA DE TARIFA]
    – y nos pareció muy caro por, ya ves tú, poner “the” donde va “los”.
    [y yo pensando: claro y poniendo casa donde va home, ¿no?]
    – Entonces, ¿qué hicisteis?
    – Nah, la ha traducido mi primo que estuvo en inglaterra un verano y sabe inglés…

    Como muy bien dice Laura Ramírez, el problema es nuestro por hacer favor y no tener en más estima nuestro propio trabajo. Por otra parte, si se trata de favorcillos breves por parte de quién lo necesita de verdad, no me parece tan mal. En tiempos difíciles y entre jóvenes necesitados soy una fiel defensora del trueque. Yo te traduzco el cv, tú me haces unas fotos, yo te ayudo con un texto de decoración de interiores, tú te vienes al ikea conmigo la próxima vez que vaya, etc.

    Lo importante es que dejemos claro que traducir no es sólo saber idiomas.

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:06 #

      Efectivamente, el problema radica en el total desconocimiento de la tarea real de un traductor. Los hay que piensan que es un proceso automático de transferencia de palabras de un idioma a otro, una pena…

  17. verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 17:03 #

    Muchas gracias por vuestros comentarios, me habéis alegrado la tarde. ¡Un abrazo!

  18. Lola Ruiz G 29 de marzo de 2012 a 17:21 #

    Como la vida misma. A mí, una amiga de una amiga (lo que es aún peor) me quería rebajar un trabajo de 5.000 euros a 800, que es lo que tiene de presupuesto.
    Pues mira “bonita”, si no puedes traducir la Web no la traduces, o la traduces tú y te ahorras los 800 euros

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:06 #

      Señor, defiéndeme de mis amigos, que de mis enemigos ya me guardo yo solito…

  19. Sara (@eusonsara) 29 de marzo de 2012 a 17:33 #

    Me ha encantado tu entrada, ya gustaba sólo la parte de la anécdota porque tiene tela, pero después cuando has puesto el ejemplo en caso contrario…mejor no se puede explicar!!

  20. Pablo Bouvier 29 de marzo de 2012 a 17:35 #

    Me ha encantado tu artículo y me ha hecho reir porque es como la vida misma. Cada vez hay más traductores que plantean situaciones cómicas, aunque no menos reales, de la vida del traductor.

    Entre ese Darío de apellido impronunciable de unos comentarios más arriba (:P), que hace poco escribía en su blog sobre las interrupciones inoportunas de comerciales, carteros, testigos de Jehova y otros hijos de Satanás, tú y algunos más, vais a poder escribir un libro… 😉

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:07 #

      Gracias Pablo. Ya tuve ocasión de leer lo que escribió Darío sobre el traductor autónomo, ese timbre fácil para el mensajero de turno…me reí lo más grande por lo identificado que me sentí. Un saludo

  21. Bella 29 de marzo de 2012 a 18:16 #

    Me ha encantado!!! ¿A quién no le ha pasado algo similar en… la última semana? La de esta semana me hizo mucha gracia: son las 15h y es para mañana a las 8, pero son solo 1500 palabrillas, eso lo haces tú en nada ^^

  22. Oriol 29 de marzo de 2012 a 19:05 #

    Estais igual que los informáticos, con eso de arreglar el PC de la gente, de gratis. Está claro que hay que ir por la factura por delante, always.

  23. Alba C. Porrúa 29 de marzo de 2012 a 19:14 #

    Impresionante. Me has dejado sin palabras.

  24. Adry 29 de marzo de 2012 a 19:14 #

    Para mí, todo depende de la persona. Yo soy ingeniero informático, es decir, lo mio no es arreglar messengers, y formatear windows… ¿pero sabes? Si alguna persona que para mi tiene el más mínimo valor me pide cualquier cosa ya sea de mi campo de estudio o no(como arreglar una nintendo DS), pues si dispongo del tiempo, ahí que estoy. La diferencia entre lo nuestro y la carpintería, es que probablemente puedas hacerlo en tu tiempo libre (no necesitas de carpintería, taller o similar) y te basta con un PC o papel y bolígrafo.

    Así que eso, que yo lo hago de muy buena gana. Y me siento a gusto ayudando a la gente. Quien no lo vea bien, allá él con su conciencia.

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:24 #

      Hola Adry, hombre, no creo yo que la cosa sea tan sencilla. Traducir esas hipotéticas 43 páginas no es coger un diccionario, boli y papel. Lleva un proceso más complejo. Lo que condeno con el artículo no es que me pidan favores, que con gusto los hago, sino el hecho de que piensen que es algo que puedo hacer en 10 minutos porque no tiene valor.
      Un saludo

      • Adry 30 de marzo de 2012 a 0:02 #

        Hombre, el hipotético caso arriba contado, es demasiado “hipotético”. Poca gente conozco que llegue a tener tanta cara, pues 43 páginas, ¡son páginas oye!. Y tu mismo las puedes contar. Los casos que he visto más extremos siempre han sido más por desconocimiento de la dificultad que acarrea, que por tener ‘jeta’.

        Te puedo asegurar que el campo de la informática puede ser el más infravalorado de los que conozco, pues la gente está acostumbrada a ver las ‘cositas’ que hacen google y apple, y claro, puedes tirarte 2 meses realizando una aplicación para que al verla te digan… “pues sí, no está mal… ¿pero no puedes ponerle esto así más bonito?” Pero yo en ese momento, no cojo una sierra y le atravieso porque lo entiendo, es normal, solo quien ha trabajado en un campo, sabe de su complejidad. Al igual que si mi coche hace ‘clack’ y se lo llevo a mi amigo, lo mismo lo que le llevo no es moco de pavo, pero mira “¡yo que sé!”

        Solo hay que tener temple y decirlo: “Pues mira, esto es más complicaete de lo que parece…” y ya decidir, si dispones de tiempo y simpatía sobre la persona demandante…

        Ya te digo, yo personalmente me he tirado días actualizando GPSs, haciendo foto libros y un sin fin de cosas de las que no tenía ni idea y de las que me he tenido que empapar de tutoriales en internet, porque aunque no sea mi campo, seguro que tengo más facilidad que ellos, pues me tiro 3/4 partes del día enfrente de un ordenador.

        Solo quiero dar mi opinión, pues como para todo en esta vida, supongo que algunos estaremos más predispuestos a hacer “favores” que otros, y eso no va en la profesión, eso va en las venas. Anda que conozco a pocas personas que el hecho de acercar a alguien en coche en un momento puntual les cuesta la misma vida…

        Un saludo

  25. Luis 29 de marzo de 2012 a 19:20 #

    Jajaja, sin duda se trata de un Pacoten auténtico.
    Me ocurre con frecuencia eso mismo pero aplicado a mi profesión. ¿Ah, eres electricista? Es que resulta que tengo una luz que hace unas cosas super extrañas y un enchufe que tal y tal… super raro. ¡No muchacha, no es raro! Raro es que no hayas avisado a un profesional para que lo resuelva. Yo no entiendo mucho de leyes, pero no se me ocurre decir que son raras… Por cierto, tú que eres abogada ¿Por qué no me resuelves una demanda superrara que me han puesto? Luego hablamos de lo de tu enchufe…
    Y como sé que en todas las casas hay luces que parecen sufrir fenómenos paranormales, aprovecho para decir que se trata de fenómenos físicos sujetos a las leyes de la física y en su mayoría fácilmente solventables. Para más información contactar con migo, no tendré reparo alguno en daros presupuesto jeje.

    • verdeylimon 29 de marzo de 2012 a 22:26 #

      Yo te iba a pedir algún consejo sobre el tema…pero mejor lo dejo.
      ¡Un saludo hermanico!

  26. Scheherezade Surià 29 de marzo de 2012 a 19:23 #

    True story, desde luego. Y lo mejor son los que sí saben que hay que pagarlas pero se creen que van a precio de risa porque, “total, con que sepas un poco de inglés…”
    Felicidades por el post 🙂

  27. MiguelAngel_LV 29 de marzo de 2012 a 19:24 #

    Aunque pueda quedar mal, me alegro saber que los informáticos no somos los únicos que sufrimos este tipo de acosos… Ya sé a que colectivo unirme para desahogarme….

  28. Nieves Gamonal 29 de marzo de 2012 a 21:11 #

    ¡Me encanta, fan absoluta! No puedo parar de reír y de sentirme profundamente identificada. La gente debería poder velar a sus hámsters en paz y contarlo sin que les interrumpan con una petición no retribuida debidamente.

    Ay, me encantaría contarte una historia divertidísima que me pasó hace un tiempo relacionada con esto pero no me atrevo a hacerlo en público, no vaya a tener yo el gafe de que lo lea la persona en cuestión (que con mi suerte, sería fácil). Imagínate una inversa en la que, además, el texto original es un desastre…

    En serio, felicidades, hacía mucho tiempo que no me reía así con una entrada traductoril.

  29. mortiziia 29 de marzo de 2012 a 22:14 #

    Lagrimones como almendras, Verdeylimón. Como almendras.

  30. metodico 29 de marzo de 2012 a 22:27 #

    De joven dedique mucho tiempo y esfuerzo a los demás. Hoy me considero un cabrón. El que quiera algo, que se lo curre.

  31. Jesús Brugos 29 de marzo de 2012 a 22:28 #

    He disfrutado como un enano leyendo esta entrada y los comentarios también. Soy arquitecto y me dedico a las traducciones técnico-científicas desde hace más de 20 años. Lo que contáis es real como la vida misma. Yo podría contaros historietas absolutamente maravillosas. Lo dicho, un placer.

  32. dobby85 29 de marzo de 2012 a 22:31 #

    Me veo reflejado, pero yo siendo informatico… a veces somos demasiados buenos y mal acostumbramos a la gente.

    Un saludo

  33. prostituta informatica 29 de marzo de 2012 a 22:45 #

    si quieres te traduzco el post a “informatico” con greatest hits de “no me funciona el correo” + “yo no he hecho nada en el ordenador, te lo prometo”. “Y el emule este y la barra rara esta en el navegador?” : “habran salido solos”

  34. :P 29 de marzo de 2012 a 23:00 #

    traduce y calla!

  35. fran 29 de marzo de 2012 a 23:05 #

    Más o menos lo que nos viene a pasar a los informáticos. Yo cuando intuyo que alguien va por ahí lo remito al servicio técnico.

  36. El sombrerero loco 29 de marzo de 2012 a 23:17 #

    Un informático, entrando desde menéame y sintiendo lo mismo – al igual que otros que han comentado por aquí.

    El problema es que hay mucho cómodo que no aprecia hacer él mismo las cosas (al menos en la medida de lo posible); ya que es la única manera en que pueden adjudicarse la autoría.

    En nuestro ‘gremio’ es normal que pregunten sobre las especificaciones de un equipo u otro, también sobre programas para hacer lo que se les ocurra en ese momento, y por supuesto solucionar problemas con el arranque del sistema operativo o solucionar los fallos con el router (aunque no sean cosas para las que se preparó el “pringado informático” en cuestión, pero que los profanos no distinguen). Sería el equivalente a confundir un traductor de alemán con uno de inglés.

    En fin, éstas son las más lights, claro. Sobrepasar estos límites sin una compensación posterior “adecuada” es de ser gorrón. Como en el hipotético caso que expones.

  37. Mikel 29 de marzo de 2012 a 23:20 #

    Yo por eso paso de hacer favores, son unos desagradecidos.
    El otro dia un conocido me lo dejo bien clarito, segun él todo lo bueno “en general” es caro, es decir, me quiere decir que si yo no pongo precio a algo ya deja de tener todo valor porque simple y llanamente es una mierda.
    Por ello siempre que me piden un favor, les costesto que por un modico precio lo que quieran y hay es donde se lo piensan dos veces.

    • Jesús Brugos 30 de marzo de 2012 a 9:06 #

      Yo también he hecho esa experiencia muchas veces. Lo que no cuesta nada no se valora. Ante peticiones de gorrones lo mejor y más efectivo es decir cuánto costaría hacer la cosa.

      • Mikel 30 de marzo de 2012 a 19:28 #

        A los gorrones de pura cepa se les ve de lejos, esos que no sabias desde hace siglos de su existencia que te vengan diciendo que el ordenador no se que le pasa. ¿Me podrías mirarmelo? ALARMAA!!!
        Esta es la conservación desde ese mismo momento:
        -¿que sistema tienes?
        -no se, creo que es xp…
        -pos si tu no lo sabes lo voy a saber yo, aparte yo solo se de LINUX
        Fin de conservación jajaja.
        Y lo mismo en otras materias que domino, cambiando el ordenador por bicicleta, dvd,…
        Un consejo que os doy, si acabais de conocer a alguien y os pregunta de que trabajais, decir de mirar las estrellas… Seguro que no os pide ningun favor

  38. brgtranslator 29 de marzo de 2012 a 23:43 #

    Me ha encantado este artículo y veo que todos los que de alguna manera nos dedicamos a esto nos sentimos identificados. En la empresa de seguros de viaje donde aún trabajo soy la única persona que habla más de un idioma (no es broma) y mis compañeros, todos británicos y monolingües, me tienen frita con lo de «oye, ¿y este qué idioma es? ¿ah, no lo hablas? ¿entonces, solo dominas tres idiomas? ¿cómo es que no sabes decir esta palabra en inglés siendo traductora? ¿me puedes traducir este informe policial de tres páginas del francés al inglés cuando tengas un minutito?» Y encima me miran como si fuese una incompetente cuando les resumo el contenido del documento en inglés simple porque lo que se esperaban es que les leyese el texto en voz alta sobre la marcha, pero traducido a un inglés perfecto, como si de una traducción jurada se tratase.

    Me han llegado a insinuar que «qué suerte, como llevas aquí tantos años tienes un nivel de inglés genial y, además, como eres europea, tienes la suerte de hablar español y de entender francés, portugués e italiano»… ¡¡ni que decir tiene que poco me faltó para morderle al individuo en cuestión!!

    Eso sí, cada vez que me piden que traduzca algo, les recuerdo que traducir no forma parte de las tareas para las que me han contratado, que la traducción de calidad se la puedo hacer, pero a otro precio y con más tiempo y que, si hablo más de un idioma, no es por obra y gracia de la madre naturaleza sino gracias a una licenciatura y a muchos años más de esfuerzo y dedicación. ¡Me da igual que se piensen que encima de inepta soy prepotente!

    Bueno, creo que me he desahogado 🙂

  39. eliosteles 29 de marzo de 2012 a 23:55 #

    Con la informática también suele pasar 🙂

  40. jesusv 30 de marzo de 2012 a 0:03 #

    jajaj, a los informáticos nos pasa dos tercios de lo mismo. Por una conversación de messenger te dicen que el ordenador se apaga sólo y esperan que les se lo arregles en el momento y por chat. La gente cree que somos magos, que con que nos digan el fallo ya tendremos la solución. Encima, si no sabes exactamente qué programas trae el paquete de Microsoft Office se sorprenden y te preguntan cómo no lo sabes “si has estudiado eso” (esto último no es ficticio). Yo, desde hace años, decidí no saber de nada y me va mejor, paso del pagafantismo profesional.

    • Roberto 30 de marzo de 2012 a 2:22 #

      Iba a responder algo parecido, pero me basta con corroborar lo que dices. Hace años que dejé de hacer favores a costa de perder amigos (lo que demuestra que no eran tan amigos, pero sí muy interesados).

      El hecho de especializarme en servidores facilitó todo (la microinformática no es lo mío; llévaselo a una tienda… ¿que cuesta dinero?, claro, porque es un trabajo y todos queremos comer).

      Ahora que estoy parado me piden de nuevo favores por estar “libre”, pero les pides una cantidad y se indignan, siendo entonces cuando les recuerdas que lo que buscas es trabajo REMUNERADO.

      • Roberto 30 de marzo de 2012 a 2:51 #

        Ah, y había olvidado otra categoría de anécdotas que me empiezan a suceder ahora que cuento con cierta edad. Hay gente con la que hace años que no hablo y han empezado a contactar conmigo de nuevo. La cosa va así.

        [Email 1]
        Hola, ¿qué tal? ¿Qué es de tu vida? Pues yo… tal y cual (1 línea). ¡Cuéntate algo!

        [Respuesta mía]
        Pues qué alegría saber de ti y de que te vaya bien. Yo estoy en paro y tal y cual; y fíjate lo que me pasó; y a ver si nos vemos algún día.

        [Email 2]
        Qué pena… Oye, necesito un favor…

        Y en este punto es cuando dejo de leer para siempre. Por supuesto, tampoco respondo. La primera y única vez que respondí con ayuda técnica (con la intención de que sirviera de orientación) me pidieron de vuelta que detallara dos sistemas con dos presupuestos diferentes y que lo hiciera todo “como un profesional”, que a lo mejor salía un trabajo… o igual no. ¿Y qué se supone que soy si vienes a mi pidiendo, precisamente, ayuda profesional? Indignadito me quedé.

        Por cierto, que hemos desvariado del tema con la informática. Yo hablo inglés y, aunque lejos de vosotros, traductores de profesión (aunque sea de alemán; este lo estudié solo 2 años), tengo un nivel C1 y amplio vocabulario técnico en mi campo, lo cual me ha servido para hacer ciertas traducciones puntuales que han sido consideradas de calidad. Pero cuando me piden inglés frecuente en un trabajo siempre cobro un plus de unos 2.000 o 3.000 euros anuales (dependiendo del vocabulario técnico que quieran que use). Ahora se que van a tirar a la baja por todas partes, pero si surge voy a poner sobre la mesa que sin plus solo hablo un idioma; eso sí, a elegir (qué bueno que soy). Tenéis que ir por ahí y con unanimidad, y más si estáis empezando, y aún más ahora, que hay mil empresas avariciosas aprovechándose de una situación precaria.

  41. Jose Manuel 30 de marzo de 2012 a 7:51 #

    Me uno al clan informatico identificado jajajaja

  42. informático 30 de marzo de 2012 a 8:17 #

    Francisco J., todo eso que dices pasa con muchas otras profesiones. Ya te han apuntado lo que pasa con los informáticos y yo lo soy. Cuantos Windows instalados y arreglados, cuantos presuestos de ordenador mirados, cuantas paginas web hechas, etc etc. Desde una vecina que dice que su hijo pequeño no ha hecho nada y que no le arranca windows (y resulta que ha borrado la mitad del disco duro), el compañero de trabajo que te pide unas office que lleven “lo último”, del familiar que se va a comprar un ordenador nuevo que “se lo mires”, de la web del equipo de fútbol amateur que tenga todos los datos de los resultados de los partidos de tu liga y avise por email a todos de cuando va a ser el partido, etc., de un amigo que va a monta un negocio que si le puedes hacer una web (sin cobrar que para eso es amigo), de un vecino que no le va internet o que le va lento (cuando lo suyo es llamar a la compañia de teléfono que para eso está), de que el ordenador “le va lento” si se lo puedes mirar (cuando es un ordenador de hace 5 años y le ha instalado decenas de programitas tontos que no valen para nada), de que le bajes la última película de “nosequé” … y asi podría seguir. Para ellos el ser informático es serlo a 100%, no puedes desconectar, no te dejan. Y todo esto como le digas que no con malas caras, o sino sabes de algún tema (si eres programador no tienes porque saber que procesadores son mejores ahora) o que no hagas webs, les ves en la cara como pensando que “vaya informático” que no sabe de eso o que lo sabes y no se lo quieres hacer.

  43. ♣ Flash ♣ 30 de marzo de 2012 a 8:35 #

    Jjajajaa….desde luego…hay gente con un morro que se lo pisa eh? y qué cierto es. Le ofreces la mano y te cogen el brazo entero.. 🙄
    Buenísimo! Un beso

  44. Marsupilami 30 de marzo de 2012 a 8:37 #

    Son cosas de la edad, créeme.

    Yo antes hacía favores profesionales a mis amigos. Ahora, con más experiencia, sé que no debo hacerlos. Nadie me los pide (si surge algo, surge con el talonario por delante) y nadie me reprocha si alguna vez que se me pide algo, me niego.

    A cambio, a mis amigos carpinteros no les pido favores profesionales. Si necesito algún trabajo de carpinteria a los primeros que llamo es a ellos, pero con el talonario por delante.

  45. Andoni 30 de marzo de 2012 a 9:16 #

    Grande. A los informaticos nos pasa lo mismo… oye arreglame que tengo no se que virus… ya pero yo no soy tecnico… joe, pero a ti esto de los ordenadores se te tiene que dar bien todo, no? Que te cuesta?

    Yo ya he aprendido y doy consejos, pero no hago arreglos gratis… al menos que sea amigos de la cuadrilla, es decir, a los amigos muy cercanos de toda la vida porque se que me devolveran el favor de otro modo (de hecho, lo han hecho).

    Un saludo

  46. Manuel Nogueras 30 de marzo de 2012 a 9:17 #

    Hola Paco, menos mal que he leído tu comentario! Estaba a punto de preguntarte si tenías un “minutillo”. Poca cosa, para una traducción de un pequeño manual -sólo 453 páginas- sobre la nueva generación de equipos de resonancia magnética. La ventaja en este caso está en que es inglés técnico. Ahora me da no se que pedírtelo. Pero, siendo de la familia a lo mejor……? y, me perdonas la cerveza? jajajajaja, no en serio, es cierto que aún no contáis con el reconocimiento que os corresponde y que merecéis. Sirvan estas líneas para mostraros el mío!

  47. theAlcaudon 30 de marzo de 2012 a 9:18 #

    Buah!!! eso es algo de lo llevamos años quejandonos los informáticos e incluso algunos hemos creado “nuestras soluciones” para que no ser repitan hechos acontecidos similares pero en nuestro contexto

  48. tx 30 de marzo de 2012 a 9:30 #

    Soy informático y me siento identificado al 100% tanto con “amigos” como con clientes.

    Ánimo y que no decaiga nuestro ánimo.

  49. Pablo Bouvier 30 de marzo de 2012 a 10:19 #

    para@ejeminformática:puedeshacermeunfavorcilloydevolvermelabarraespaciadoraquetellevastelaúltimvezguapa?

  50. Gallegui 30 de marzo de 2012 a 11:33 #

    Creo que ya poco más queda que decir… ¡otro artículo magnífico! El blog cada vez más cómico y más tú. ¡Y no veas cuántas visitas!

  51. Juan 30 de marzo de 2012 a 11:35 #

    Como veterinario me siento también muy identificado, pero como entra el juego la salud también me llaman familiares y amigos a las cuatro de la mañana porque el perro ha tosido.

    La última fue una “amiga” que no me ha llamado en dos años a ver cómo estoy, pero me llamó un domingo a las tres de la tarde para que fuera a su casa a ver un gato que se había encontrado.

  52. Jesús Brugos 30 de marzo de 2012 a 14:25 #

    Reconozco que en mis comienzos como traductor caí en varias de estas trampas, pero aquí un diálogo donde cuento la primera vez que conseguí reaccionar de forma adecuada ante un gorrón.

    Llaman al teléfono, descuelgo. Es un conocido publicista de Berna que se presenta con su tono de voz más seductor, en plan hombre de negocios que me ofrece la oportunidad de mi vida.
    – Señor Brugos, hemos decidido poner a prueba la capacidad profesional de su empresa.
    (Atención al “hemos”. Seductor el mozo, sugiere sin decir nada que él puede ser la llave para que mi empresa se ponga a nadar en el dólar.)
    – Ah, estupendo, dígame, qué puedo hacer por usted?
    – Mire, aquí tengo tres palabras en alemán y necesito para dentro de una hora las traducciones a cinco idiomas.
    – Muy bien, envíeme las tres palabras por e-mail. Para ir ganando tiempo le diré lo que va a costar este trabajo. El mínimo que cobramos por trabajo e idioma es 150 francos suizos. Como hemos de entregar las traducciones dentro de una hora tendré que hacerle el recargo habitual del 100% por trabajo urgente. En total serán 1.500 francos. Más el 8% de IVA.
    Respuesta del buen mozo, ya con otro tono:
    – Ejem, ejem… le comprendo.. mmm…. Bueno, le vuelvo a llamar dentro de un rato. Adiós.

    (Las cifras no son las habituales en mi despacho, pero sí son perfectamente posibles en Suiza.)

    Lo que me he reído desde entonces.

    • verdeylimon 30 de marzo de 2012 a 14:31 #

      Jajajaj ¡bravo!

    • Laura Ramírez (@kleinelaura) 30 de marzo de 2012 a 15:08 #

      ¿Esas son las tarifas en Suiza? ¿Estamos hablando de 125 euros de tarifa mínima? Jaja, parece una broma… Voy ahora mismo a ponerme a buscar clientes por ahí 🙂

      • Jesús Brugos 30 de marzo de 2012 a 16:15 #

        Por ahí va la cosa, Laura.

  53. Pol 30 de marzo de 2012 a 14:27 #

    Muy bueno

  54. aulaenred 30 de marzo de 2012 a 14:49 #

    Muy poca malicia… son ustedes todos muy jóvenes… A los vivillos se les debería hacer la traducción gratuita con Language Tools, ¡y que el estilo se lo corrija el primo!
    Otra de las delicias de la vida del traductor es que nos entreguen “para una revisadita no más” la versión hecha por otra persona, cuando no por el cliente, y que a veces suele ser terrorífica… Bueno, son gajes del oficio y hay que defenderse “como gato panza arriba” de las insidias.
    Un abrazo desde Eslovenia.
    aulaenred@gmail.com

  55. elm0505 30 de marzo de 2012 a 14:59 #

    Os pego el comentario que le dejé a una compañera que compartió este post:
    Es una lástima que ya haya borrado a cierta persona de Facebook, porque le habría puesto este enlace en su muro. Esta persona no se molestaba ni en felicitarme por mi cumpleaños y para dos veces al año que se acordaba de mí era siempre para pedirme favorcillos relativos a la traducción. Bueno, en su caso me preguntaba “tímidamente” que cuánto costaría traducir X texto pequeñito, siempre con la esperanza de que me ofreciera a hacérselo gratis, porque a tacaño no le ganaba nadie…Una vez le di precio y me dijo que ya se lo pensaría, jajaja. Lo mejor de todo es que en uno de estos casos ya no quería que le ayudara a traducir, sino que (sin ser traductor ni tener ni puta idea de nada) iba a traducir él por su cuenta y quería que yo le indicase las tarifas que debía cobrar. Todavía encima se enfadó cuando pasé de contestarle el mensaje (es que si le respondo igual la lío, jajaja)

  56. Agata 30 de marzo de 2012 a 15:19 #

    Yo no soy traductora, soy profe, y superviso estudiantes que hacen prácticas en el extranjero. Cada año veo horrorizada como las empresas les piden a mis alumnos (de Turismo) traducciones de sus páginas web, folletos, presentaciones y todo lo que pillan.

  57. Ramonet 30 de marzo de 2012 a 15:44 #

    Un apoyo más, compañero. Yo estoy en las mismas, y encima tengo el sambenito de montar e instalar PC por afición. Vamos, un 2×1.

    Ya no traduzco por la patilla ni una letra más… sobre todo desde que un colega informático me comentó que le tenían haciendo traducción inversa en el curro por toda la cara (y yo entonces, sin encargos).

    Héroes del proletariado. Sigue así con el blog 🙂

  58. Salva 30 de marzo de 2012 a 16:27 #

    Me encanta tu humor granaino! Espero leerte mucho por aqui paisano.

    Un saludo 😉

  59. begomiron 30 de marzo de 2012 a 18:36 #

    Jajaja!Muy bueno el ejemplo. Yo he vivido en NY durante un año y me desenvuelvo muy bien con el idioma(siempre me han gustado creo que traductora o intérprete es mi profesión frustrada 😉 y aún así soy la primera en reconocer que la labor de un traductor es mucho más compleja y lleva muchas horas de trabajo y dedicación. Cuando algún “lumbreras” tiene ignorancia sobre algo(o si prefieres ni p…idea) quitarle mérito es , en definitiva,su deporte favorito.

  60. karlwind 30 de marzo de 2012 a 21:47 #

    Muy buena entrada.

    Es como el Yaki: “yakistás aquí, cuélgame eso” o “yakistás aquí, la nevera no funciona…

  61. lunaticaro 31 de marzo de 2012 a 1:21 #

    hola, me encantó tu post. soy una nueva bloggera y quisiera que leyeras mi entrada, y me dieras algún consejo. http://lunaticaro.wordpress.com/las-que-muestran-el-hambre-si-comen/

    • verdeylimon 31 de marzo de 2012 a 12:06 #

      ¡Muchas gracias! Yo también soy nuevo aquí y poco consejo te puedo dar, pero ahora mismo voy a visitar tu blog. ¡Un saludo!

  62. excusatio 31 de marzo de 2012 a 4:09 #

    Me solidarizo doblemente. Como informático de profesión y como arquitecto de formación. Hay profesiones en las que todo el mundo entiende que el dinero va por delante, y otras en las que no existe la menor sensación de que la víctima tenga que vivir de lo que hace. La risa del mecánico de automóviles o del fontanero se puede escuchar en América si le pides que te haga la reparación a cambio de una bolsa de doritos, como se dice arriba. Enhorabuena por la entrada.

  63. abogados 31 de marzo de 2012 a 12:58 #

    Pues sí coincido.
    estas situaciones se dan cada vez más. Creo que se debe, primero a falta de educación y después al pseudoanonimato que proporciona la red.
    De verdad que a mi me pasa de gente que no conozco, me pide que le ayude con algo dandole una explicación, me deja su teléfono para que le llame yo y termina con la coletilla, de que ” me corre prisa” prometo que es verdad.

  64. Pink lady (@m92miller) 31 de marzo de 2012 a 13:32 #

    Me encanta, no podría estar más de acuerdo contigo. Hoy en día cualquier conocido se cree con derecho a pedirte que le traduzcas de todo. Por ejemplo, a mí, siendo estudiante me ha tocado estudiar materia de mis amigas y explicársela en español para que ellas pudieran hacer un trabajo para la asignatura de inglés, y por supuesto, gratis. (Ojo, que como traduzcas mal una palabra o no lo entiendan ya tienes el “pues no eres tan buena en inglés” aunque el resto del libro lo hayas entendido perfectamente).

    Un saludo, desde hoy tendrás una seguidora permanente de tu blog más 🙂

  65. pressgirlk 31 de marzo de 2012 a 21:51 #

    Aplausos a este post. El hecho de que muchos traductores parezcan manejar un idioma como si fuera nativa, detrás de ese manejo del idioma ha habido un gran esfuerzo y trabajo que pocas veces es reconocido. No he estudiado traducción ni interpretación, pero también he trabajado en ese campo, y hay que dedicarse para ser bueno.

    Nota aparte, mi hermana menor sí está cursando esa carrera profesional y me alegra ver que hay traductores que se hacen respetar, como debe ser.

    Saludos!

  66. Allyenna 1 de abril de 2012 a 1:31 #

    La verdad es que sólo puedo aplaudirte. Y decirte que no sabes cómo te comprendo. Porque yo no soy traductora, pero me temo que éso pasa en todo trabajo cuyo resultado no sea algo tan físico como un mueble.
    Personalmente, además de ser agente de viajes, tengo conocimientos informáticos (no tantos como para dedicarme a ello profesionalmente, pero sí suficientes para ser la “amiga informática”) y entre la gente que me pregunta por precios de viajes u hoteles cuando cenamos, ofertas varias y demas, y aquellos que me preguntan sus dudas o me preguntan que si no me importaría mirarles ordenadores nuevos porque quieren cambiarlos o que necesitan formatear y reinstalar…

    En fin, que en todas partes cuecen habas y que está genial que alguien diga “hey, ya está bien” de vez en cuando 😛

  67. Ángel (@esteticistify) 2 de abril de 2012 a 0:40 #

    Muy bueno!! jajaja me he reido mucho!! he de decir a colación de lo que se dice en los comentarios, que esto de “oye, un favorcillo que no te cuesta nada…” esta mucho más extendido de lo que parece… sin ir más lejos… yo soy también licenciado en Traducción e Interpretación y además Técnico en Estética Superior y Quiromasajista… esto mismo que relatas me ha ocurrido como traductor con el típico currículum o un trabajito de 10 páginas al inglés; y como esteticista con los consejos cosméticos, y ya ni te cuento con los masajitos de “me podrías dar un poco aquí que me duele”. Al principio, se hace como un “favor” porque somos personas con buena fe y ganas de ayudar, pero tras 10 o 20 favores (por poner un número N), la cosa se ve con otro prisma.
    La culpa es nuestra y solo nuestra como bien apunta Laura Ramírez. Me quedo con su reflexión: “[…] el respeto lo impones tú; no has de esperar a que los demás te lo tengan por gracia divina. […]”. Tiene que partir de nosotros mismos, dándole valor a lo que hacemos, que si bien no es un esfuerzo físico (como puede ser un carpintero) es algo para lo que hay que tener una formación y un nivel cultural adecuado, y lo que lo hace valioso es que no todo el mundo lo tiene: traducir no es saber 4 palabras y ponerlas en otro idioma, el masaje no es dar 4 golpes en la espalda, la estética no es solo poner una crema, y la informática no es darle a 4 teclas…

  68. noselodigasanadie 15 de abril de 2012 a 8:34 #

    Toda la razón!
    A mí me pasó con una antigua compañera de escuela con quien hace + de 10años que no tenía contacto. Me pidió el favorcillo de que le tradujera del japonés un libro de recetas de cocina… Que dices: no hay ya libros en español de cocina japonesa? Su respuesta: “es que un libro así puede que no sea cocina japonesa 100 % auténtica y me apetece aprender a cocinar bien.”
    Perdí la relación con ella para siempre, pero mi respuesta fue: ” pues te apuntas a un curso de cocina con profesores nativos o te vas a vivir allí a ver si aprendes, que si no me pagas a mi no me apetece pasarme una eternidad matándome por tu caprichillo”.

  69. Emily 14 de julio de 2012 a 17:44 #

    Brillante. En una ocasión vino una señora con un manual de 200 páginas y quería dos cosas, una que se lo hiciera en 4 días, (ni lo leía ella en su idioma en 4 días!) y claro, que se lo hiciera ¡GRATIS!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Hola guapo, ¿tienes un minutillo? - 29 de marzo de 2012

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Hola guapo, ¿tienes un minutillo? verdeylimon.wordpress.com/2012/03/29/hola-guapo-tienes-un…  por Benjamin_Rosa hace […]

  2. Soy traductor, no por afición sino de profesión. Vivo de ello y no soy una máquina, gracias | Jonéame - 29 de marzo de 2012

    […] Soy traductor, no por afición sino de profesión. Vivo de ello y no soy una máquina, gracias verdeylimon.wordpress.com/2012/03/29/hola-guapo-tienes-un-mi… por me_joneo_pensando_en_ti hace 2 segs […]

  3. Hola guapo, ¿tienes un minutillo? | Cuéntamelo España - 29 de marzo de 2012

    […] » noticia original Comparte Comments […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: